Del lamento a actos de justicia por el pan cotidiano

24 10 2009

Noko-collarQueridos hermanas y hermanos:

Danos hoy nuestro pan de cada día” es el tema de la Undécima Asamblea de la Federación Luterana Mundial (FLM). Esta petición no solo reverbera nuestra oración, esperanza y tristeza, sino también nuestro lamento colectivo Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




La Undécima Asamblea se reunirá en julio de 2010

24 10 2009

logo-assembly-esPor Dirk Zimmerman.

Observador Juvenil/El Esplendor.

En menos de un año, la Undécima  Asamblea de la Federación Luterana Mundial (FLM) se reunirá en Stuttgart, Alemania, y será acogida por la Iglesia Evangélica Luterana en Württemberg.

La Asamblea, órgano supremo de la FLM, se reúne habitualmente cada seis años para deliberar y definir la política de las actividades de la organización. Lee el resto de esta entrada »





El Pan Nuestro De Cada Día Dánoslo Hoy

24 10 2009

Por Virginia Ivañez .

Observador Juvenil/El Esplendor.

HISTORIAS DE MUJERES

Women_Dancing-big

Hace unos años, allá por el 2000, la Iglesia Luterana de Valencia compró una casa en un sector carencial de la ciudad con la intención de ayudar a las familias del sector. Fue así que comenzó abriendo las puertas de esa pequeña casita a las mujeres de los barrios pobres más cercanos. Lee el resto de esta entrada »





¿Esta sociedad merece sobrevivir?

16 05 2009

leonardo-boff-banner

Por Leonardo Boff.

Observador Juvenil/El Esplendor.

El actual Presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel d’Escoto Brockmann, ex-canciller de la Nicaragua sandinista, está dotando de un rostro nuevo a la entidad. Ha creado grupos de estudio sobre los más variados temas que interesan especialmente a la humanidad sufriente, como la cuestión del agua dulce, la relación entre energías alternativas y la seguridad alimentaria, la cuestión mundial de los indígenas y otros. El grupo tal vez más significativo, que incluye a grandes nombres de la economía, como el premio Nóbel Joseph Stiglitz, es el que busca salidas colectivas para la crisis económico-financiera. Todos son conscientes de que los países del G-20, por importantes que sean, no consiguen representar a los 172 países restantes, donde viven las principales víctimas de las turbulencias actuales. D’Escoto pretende reunir los días 1, 2 y 3 de junio de este año en la Asamblea de la ONU a todos los jefes de estado de los 192 países miembros para buscar juntos caminos sostenibles que sirvan a toda la humanidad y no solamente a los poderosos.

Lo más importante, sin embargo, reside en la atmósfera que ha creado, de diálogo abierto, de sentido de cooperación y de renuncia a toda violencia en la solución de los problemas mundiales. Su despacho está cubierto con los iconos que inspiran su vida y su práctica: Jesucristo, Tolstoi, Gandhi, Sandino, Chico Mendes entre otros. Todos lo llaman padre, pues sigue siendo sacerdote católico, con una profunda inspiración evangélica. Es un hombre de gran bondad, que le viene de dentro y que contagia a todos.

Bajo su influencia el presidente de Bolivia Evo Morales pudo proponer a la Asamblea General que se votase la resolución de instaurar el día 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, proposición que fue aceptada por unanimidad. Fue un honor para mí poder exponer a los representantes de los pueblos los argumentos científicos, éticos y humanísticos de esta concepción de la Tierra como Madre.

Todo esto parece natural y obvio y de un humanismo palmario. Sin embargo —vean la ironía—, hay representantes de los países ricos que encuentran el comportamiento del padre Miguel muy extraño. Hace poco apareció un artículo en el Washington Post haciéndose eco de esta cualidad. Decía el articulista que Miguel d’Escoto habla de cosas extrañísimas que nunca se oyen en la ONU, tales como solidaridad, cooperación y amor. En sus discursos saluda a todos como hermanos y hermanas (Brothers and Sisters all). Más extraño aún, dice el articulista, es el hecho de que muchos representantes y hasta jefes de estado como Sarkozy están asumiendo ese mismo lenguaje extraño.

Dios mío, ¿en que nivel del infierno de Dante nos encontramos? ¿Cómo puede una sociedad construirse sin solidaridad, cooperación y amor, privada del sentimiento profundo expresado en la Carta de los Derechos Humanos de la ONU de que todos somos iguales y por eso hermanos y hermanas?

Para un tipo de sociedad que ha optado por transformar todo en mercancía: la Tierra, la naturaleza, el agua y la propia vida, y que coloca el ganar dinero y consumir como ideal supremo por encima de cualquier otro valor, por encima de los derechos humanos, de la democracia y del respeto al ambiente, las actitudes del presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas parecen realmente extrañísimas. Están ausentes del diccionario capitalista.

Debemos preguntarnos por la calidad humana y ética de este tipo de sociedad. Ella representa sencillamente un insulto a todo lo que la humanidad predicó e intentó vivir a lo largo de todos los siglos. No sin razón está en crisis, que más que económica y financiera es una crisis de humanidad. Representa lo peor que hay dentro de nosotros, nuestro lado demens. Se ha mostrado insostenible hasta financieramente, exactamente en el punto que es central para ella.

Este tipo de civilización no merece tener ningún futuro. Ojalá Gaia se apiade de nosotros y no ejerza su comprensible venganza. Mas si por diez justos, según dice la Biblia, Dios hubiera perdonado a Sodoma y Gomorra, nosotros esperamos también ser salvados por los muchos justos que todavía florecen sobre la faz de la Tierra.

feclai2

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.





Historia del Himno Lema de la Reforma.

27 04 2009

pastoral-juvenil-ild

Por Monica Tapia.

Observador Juvenil/El Esplendor.

Martín Lutero, el líder de la Reforma, escribió la letra y la música del famoso himno “Castillo Fuerte es Nuestro Dios”, que se constituyó en el Himno Lema de la Reforma.

Lutero era músico desde la cuna. Como niño tenía una voz esplendorosa para cantar. Su entretenimiento favorito era tomar su laúd (instrumento de cuerda) todos los días después de haber comido y apartarse por media hora para tocar y cantar.”

Mientras él estaba estudiando en una escuela del Monasterio Franciscano siendo muy joven, muchas veces usó su magnífica voz para cantar frente a las ventanas de los ricos de aquella época con el fin de obtener limosnas y poder dárselas a los pobres. Lutero exclamaba: “A quien no le guste la música, nunca podrá ser mi amigo.”

El dijo que la música era un “don (regalo de Dios) y una gracia de Dios y esto podía hacer huir a Satanás y hacer que el hombre olvidara todo enojo”. Su deseo era componer himnos para que el mensaje de Dios fuese propagado por medio del canto. El deseaba que todos sus compatriotas tuviesen himnos y leyesen la Biblia en su propia lengua. Al leer la Biblia oirían la voz de Dios y al cantar himnos, ellos hablarían con Dios.

https://i1.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/lutero-familia.jpg
Lutero cantando y tocando el laúd junto a su familia.


Antes de Martín Lutero, la música era usada solamente por los sacerdotes de las iglesias o coros selectos en latín. Pero el gran Reformador introdujo al mundo la himnología congregacional. El primer himnario evangélico o protestante fue publicado en Wittenberg, Alemania, en 1524. Este libro tenía  tan sólo 8 himnos, 4 de ellos escritos por Martín Lutero.

En poco tiempo la demanda de este libro fue grande. La gente aprendió y cantó los himnos con mucho entusiasmo y Alemania llegó a ser un “mar de cantos”. En esta forma, Martín Lutero vino a ser aceptado y reconocido como el padre de la himnología congregacional.

Es rara la vez que se encuentra un individuo como Lutero que escriba la música y la letra de sus himnos inspirados. De sus 37 himnos, el más conocido es “Castillo Fuerte es Nuestro Dios”. Tiene un mensaje que posee virtud, gracia y eficacia, toda la Iglesia Evangélica o Protestante lo ha cantado desde esa fecha hasta hoy día.

Mientras Lutero vivía, sus enemigos decían que toda Alemania estaba aceptando y aprendiendo sus doctrinas por medio de sus himnos. Acusaban a los himnos de ser los que “destruían más almas que aun los libros o sermones escritos por él”.

Se cree que fue durante el cautiverio en el castillo de Wartburgo que Lutero se inspiro y escribió este hermoso himno. Sus amigos lo llevaron y le escondieron en la fortaleza de Wartburgo para protegerlo de sus enemigos.

https://i0.wp.com/ceirberea.blogdiario.com/img/castillo-wartburgo.jpg
Castillo de Wartburgo donde Lutero se
inspiró y escribió su famoso himno.


Lutero, seguía con la traducción de Los Salmos y compuso un tomo de sermones y una multitud de otros escritos. Por casi un año exhortaba, enseñaba, reprendía y tronaba desde un escondite en las montañas. Posiblemente encontró en aquel castillo un lugar de seguridad y ayuda, lo que le inspiró a escribir y a reflexionar en la seguridad y ayuda que Dios era para él.

Este himno entrega un mensaje de seguridad en tiempos de prueba por parte del enemigo de nuestra almas y es de gran aliento para aquellos trances difíciles de la vida.

Martín Lutero se inspiró en el salmo 46 para escribir el himno clásico de la Reforma “Castillo Fuerte es Nuestro Dios”.

.
He aquí la letra de este himno según la traducción española del poeta y eclesiástico Juan Bautista Cabrera:

Letra:

1. Castillo fuerte es nuestro Dios,
defensa y buen escudo.
Con su poder nos librará
En este trance agudo.
Con furia y con afán
acósanos Satán;
por armas deja ver
astucia y gran poder;
cual él no hay en la tierra.

2. Nuestro valor es nada aquí,
con él todo es perdido.
Más por nosotros pugnará
de Dios el Escogido.
¿Sabéis quién es? Jesús,
El que venció en la cruz,
Señor de Sabaoth,
Y, pues Él sólo es Dios,
Él triunfa en la batalla.

3. Aunque estén demonios mil
prontos a devorarnos,
no temeremos, porque Dios
sabrá aun prosperarnos.
Que muestre su vigor
Satán y su furor
Dañarnos no podrá
pues condenado es ya
por la Palabra santa.

feclai2

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.





Aclaraciones Sobre El Luteranismo.

19 12 2008

http://observadorjuvenil.files.wordpress.com/2008/12/uls-comu-negro.png?w=468&h=102&h=102

ACLARACIONES SOBRE EL LUTERANISMO.

Fragmentos de Las Confesiones de Augsburgo:
Las Confeciones de Augsburgo constituyen la primera exposición oficial de los principios del protestantismo que será llamado posteriormente luteranismo, redactadas en 1530 por Philip Melanchthon para ser presentada en la Dieta de Augsburgo (ciudad del Sacro Imperio Romano Germánico) ante la presencia de Carlos V. Todavía hoy es considerado uno de los textos básicos de las Iglesias Protestantes de todo el mundo y forma parte del Liber Concordiae luterano.

IDENTIDAD TRINITARIA.

La catolicidad de nuestra iglesia está fundamentada en las afirmaciones trinitarias de los concilios antiguos de la Iglesia: elApostólico, el Niceno y el de Atanasio. El Credo Apostólico afirma: ‘Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica’, elCredo Niceno afirma: ‘Creemos en la Igelsia que es una, santa católica y apostólica’ y el de Atanasio elabora ‘Cualquieraque quiera ser salvo deberá ante todo tener la fe católica …Ahora esta es la fe católica:que adoramos a un solo Dios entrinidad y la Trinidad en unidad,…’ y culmina así ‘Esta es la fe católica. Uno no puede ser salvo sin creer creer esto firme yfielmante.’ (Traduccion de LBW páginas 55, 84,85)
Las afirmaciones Trinitarias le dan su identidad católica a la Igleisa. La Iglesia es la obra de Dios por su gracia, y lepertenece a Dios. Dios llamó a la iglesia de toda tribu y toda raza. La Iglesia es llamada ‘el cuerpo de Cristo’. Por esarazón la Iglesia no pertence a un obispo, nacionalidad, ubicación o grupo étnico en particular. La Iglesia es por quieJescristo dio su vida, para hacerla santa y católica por su atractivo universal y apostólica por su fidelidad al mensajerecibido en la vida, muerte, resurrección y asención de Jesucristo.
¿Somos católicos? “Sí. Los luteranos somos católicos, pero no parte de la denominación llamada “Católica Romana” la cualmucha gente simplemente llaman ‘La Iglesia Católica’. La palabra ‘católica’ viene de las palabras griegas ‘kata’, quesignifica ‘a través de’ o ‘de acuerdo a’; y ‘holos’, que significa ‘el todo’. A menudo se define como ‘universal’.” (About beingLutheran, First Edition, 1991)
“Como se puede ver, no hay nada aquí que se aleja de las Escrituras o de la iglesia católica o de la iglesia de Roma,mientras que la iglesia antigua nos es dada a conocer por sus escritores.” (Confesion de Augsburg, articulo XXI). Así que,dentro de nuestras propias confesiones de Fe, somos hecho uno con la iglesia católica, y orgullosamente proclamamosnuestra identidad como participantes en la iglesia que es ‘una, santa, católica y apostólica’.” (About being Lutheran, FirstEdition, 1991)
Por tal razón los luteranos afirmamos y firmemente creemos que somos católicos. No somos una secta, ni otradenominacion o fe, sino parte de la iglesia una, santa, católica y apostólica.

LOS SACRAMENTOS
.

Nuestra iglesia basa su vida espiritual pública alrededor de la celebración de los sacramentos. Los sacramentos son “ritosbasados en un mandamiento de Dios y a los que se ha añadido la promesa de gracia.” (Apología de la Confesión deAugsburgo, artículo XIII, # 3) O sea que los sacramentos son un mandamiento y una bendición que nos hace participar enel misterio de la Santísima Trinidad.Basado en esto, afirmamos que “los verdaderos sacramentos son el bautismo, la cena del Señor y la absolución, que es elsacramento del arrepentimiento Estos ritos si tienen mandamiento de Dios y la promesa de gracia que es propia del NuevoTestamento. Porque que cuando somos bautizados, cuando comemos el cuerpo del Señor, cuando somos absueltos,debemos estar firmemente convencidos en nuestro corazón de que Dios de veras nos perdona por causa de Cristo.”(Apología de la Confesión de Augsburgo, artículo XIII, # 4)También reconocemos que existen otros ritos históricos instituidos por la iglesia los cuales algunos cristianos llamansacramentos. Estos ritos han sido utilizados por la iglesia luterana para ayudar al pueblo en su crecimiento espiritual y cristiano.Estos ritos históricos son: la Confirmación, la Extrema Unción, El Orden Ministerial y el Santo Matrimonio.
En cuanto al uso de los sacramentos se enseña que estos fueron instituidos no sólo como distintivos para conocerexteriormente a los cristianos, sino que son señales y testimonios de la voluntad divina hacia nosotros para despertar yfortalecer nuestra fe. Por esta razón los sacramentos exigen fe y se emplean debidamente cuando se reciben con fe y sefortalece de ese modo la fe.” (Confesión de Augsburgo, artículo XIII).

SOBRE LA SANTA MISA

Con respecto a la Santa Misa nosotros nos apegamos a lo que dice la Confesión de Augsburgo en el capítulo 24.”Es manifiesto (lo decimos sin jactancia) que la misa se celebra con mayor reverencia y seriedad entre nosotros que entrelos Catolicos. Asimismo, se instruye al pueblo con frecuencia y con suma diligencia acerca del propósito de la institucióndel santo sacramento y respecto a su uso; es decir, que debe usarse con el fin de consolar las conciencias angustiadas. Asíse atrae al pueblo a la comunión y a la misa.”La santa Misa es la verdadera adoración a Dios y la fuente de vida de la Iglesia. El antiguo término católico “Misa,” esretenido así como también los antiguos ritos litúrgicos…. El sacrificio de Cristo en la cruz es el único sacrificio, de una vez ypara siempre, él cual ha ganado la redención total y perfecta para toda la humanidad y sus pecados rindiendo así enterasatisfacción ante la justicia de Dios” … Por lo tanto, el “sacrificio insangriento” en la Santa Misa sólo puede ser referidocomo un “sacrificio de apropiación” por medio del cual nos apoderamos del poder del gran sacrificio en la cruz. (TheAugsburg Confession and catholic Unity, Herder and Herder, New York, 1963, page 58)

EL LIDERAZGO LA MUJER.

El movimiento luterano ha respetado el li-derazgo de la mujer como dirigentes laicas y como pastoras ordenadas por másde 20 años y seguirá respetando sus derechos y valorando los dones que la mujer trae al servicio de nuestra Iglesia.Declaramos y afirmamos que nuestra iglesia entrena y dá cabida a la mujer que es llamada por Dios y que es reconociday apoyada por su parroquia local. Estas líderes deben afirmar, proclamar, y predicar la teología luterana de acuerdo conlas confesiones fe, respetando la catolicidad como tradición y práctica. Estas responsabilidades son equitativas con las delos dirigentes hombres.

LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN.

MARIAEntendemos claramente que existe una diferencia entre “adoración”, la cual solo damos al Dios trino, Padre, Hijo, y EspírituSanto, y ‘reverencia’ lo cual es cuando mantenemos en alta estima a nuestros santos, en admiración, y como ejemplos defe dignos de seguir. Por lo tanto nosotros apropiadamente reverenciamos y honramos a la bendita Virgen María. MartínLutero mismo escribió:”…imágenes en memoria y testimonio, tales como crucifijos e imágenes de santos deben ser toleradas …y no sólo debenser toleradas, pero por amor a la memoria y el testimonio deben ser dignas de alabanza y honor.” (Traducción de Luther’sWorks, volume 40, página 91)Nuestras confesiones se refieren a María como “La Bendita Virgen”, digna de los más altos honores”, “siempre virgen,”como una miembro de la iglesia triunfante que intercede en oración por la iglesia militante, y adecuadamente llamada la”Theotokos”, Madre de Dios.Existen ciertas expresiones culturales y artísticas muy particulares de la Virgen María entre los latinos que pueden seraceptadas como importantes. Sin entrar en las historias detrás de ellas, las expresiones artísticas, espirituales, yencarnacionales de María tales como las vírgenes de Guadalupe, La Caridad, Coromoto, Altagracia, San Juan del Valle, yotras, son símbolos indígenas que pueden reforzar y expresar la espiritualidad latina. Todas estas expresiones apuntan aMaría de Nazaret, la Madre de Dios y nuestra madre. Como Lutero dijo, una persona “puede enorgullecerse de tal tesorocomo es la Virgen María como su verdadera madre, Cristo su hermano, y Dios su padre …Por esa misma razón puedessentarte confiadamente en el regazo de la Virgen María y eres su querido hijo.” (Traducción de “Luther on Mary” deBárbara Owen en la revista The Lutheran, diciembre 1997). Tal intimidad es característico de la espiritualidad latina.

LOS SANTOS.

Santo es una palabra derivada del latín ‘sanctus’. Así que los santos son personas escogidas por Dios y apartadas para unpropósito divino. En un sentido más amplio todos los cristianos son santos porque todos los cristianos han sido escogidospor Dios, marcados con la cruz de Cristo en el Santo Bautismo, y apartados para ser testigos ante el mundo de la graciade Dios. En un sentido más enfocado, los santos son cristianos a quienes la iglesia ha designado como modelos ejemplaresde la vida cristiana, más notoriamente los apóstoles.” (About being Lutheran, First Edition, 1991)La Confesión de Augsburgo nos dice: “Respecto al culto a los santos los nuestros enseñan que se ha de tener memoria delos santos para fortalecer nuestra fe viendo como ellos recibieron la gracia y cómo fueron ayudados mediante la fe.”(Confesion de Augsburgo, articulo XXI )
Los santos son un destello de la gracia divina en el ser humano y son ejemplos de los cuales nosotros hacemos bien enimitar, recordar y guardar devoción. Por lo tanto, celebramos y recordamos las fechas de los santos y santas como porejemplo el día en que murieron, el día en que fueron martirizados y el día en que entraron a la vida eterna.

SOBRE EL TITULO DE PADRE.

Aceptamos entre los luteranos el llamarnos, Padres o Madres, Pastoras, Pastores, Párrocos, Sacerdotes, Ministras oMinistros, Reverendas o Reverendos indistintamente, entendiendo eso como respeto y aceptación en nuestra iglesia a lavocacion del Sagrado Ministerio Ordenado de Palabra y Sacramento. El título de Padre, y el de Madre han sido usados porel pueblo de Dios desde los tiempos del Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, la Edad Patrística y los documentosconfesionales del Siglo XVI. En nuestra Iglesia se ha usado el término Padre como el que engendra a través de laproclamación del evagelio, y esta función no está determinada por “genero”, pues hay evidencia actual y antigua demujeres ordenas, llamadas Madres, especialmente en las Iglesias Escandinavas y Anglicanas. Por otra parte, el Cuartomandamiento del Catecismo Mayor del Doctor Martín Lutero dice: “Padres espirituales pueden denominarse únicamenteaquellos que mediante la palabra de Dios, nos dirigen y gobiernan. En este sentido se gloría el apostol Pablo de ser unpadre y dice en el Capítulo 4 de la primera epístola a los Corintios, versículo 15, “En Cristo Jesús yo os engendré pormedio del evangelio”. Puesto que son padres, merecen que se les honre también y aun antes que a todos los otros” (Librode la Concordia: Las Confesiones de la Iglesia Evangelica Luterana. Concordia Publishing House 1529-1989. Editor Dr.Andrés A. Meléndez, San Luis, MO)El mismo Martín Lutero es mencionado como Padre Lutero en la Formula de la Concordia, Declaración Sólida, Artículo VIIsobre la Santa Comunión. (The Book of Concord, page 580. T. Tappert, 1959)

EL MATRIMONIO, LA VIRGINIDAD, Y EL CELIBATO.

Dios ha dotado al ser humano con un rico don, el del amor que se une en el santo matrimonio. El santo matrimonio es unestado civíl que es superior a cualquier otro estado. Es superior ya que el mismo constituye la base de la familia humana,en donde las almas reciben su conocimiento de Dios y de su Iglesia.Ni la virginidad ni el matrimonio nos otorgan méritos de justicia ante Dios, somos justificados únicamente por los méritosde Cristo. Ni Cristo ni San Pablo recomiendan la virginidad porque haya en estos estados civiles alguna virtud dejustificación ante Dios, sino porque siendo virgen una persona tiene mas tiempo para la oracion, la sagrada enseñaza y elservicio, sin tener las distracciones de las tareas de una vida en familia.El matrimonio es lo más recomendable para todos, ya que la mayoría de las personas no tienen el don de la continencia.No debe ser forzado sobre ninguna persona, especialmente aquellas personas que pueden ser continentes. Nosotroscreemos que el celibato o continencia no debe ser forzado sobre nadie, ni tampoco se deben abolir el santo matrimoniopara alguien que siente el llamado al santo ministerio.Nuestra Iglesia acepta como miembros a toda persona que confiese a Jesús como su Señor, independientemente delestado civil en que se encuentre. Promovemos y afirmamos al santo matrimonio como la mejor relación para nuestrosmiembros, y nuestros sacerdotes; y afirmamos que la virginidad, o continencia es el mejor estado para aquellos nocasados.

DEVOCIÓN MARIANA ENTRE LATINOS LUTERANOS.

Para muchos luteranos el reverenciar a la bendita Virgen María no es de mucha importancia cuando se trata del desarrollode su fe. La devoción mariana y exhibiciones de la imagen de María casi no se ven en la mayoría de las iglesias luteranas.Tal vez algunos se cuidan de no estar animando a una práctica de idolatría debido a los abusos de muchos en el pasado yel presente. Pero se ha hecho muy poco esfuerzo en enseñar correctamente lo que creemos sobre el honrar a los santos ya la mujer que fue llamada “bendita entre todas las mujeres.” Sin embargo, cuando se nos pregunta sobre María, decimosque la tenemos en alta estima. Por lo tanto, se puede decir que como luteranos, todos amamos a la Virgen María, perotambién es cierto que diferimos en nuestra devoción, entendiéndose esta como cercanía, identificación, y las maneras encomo expresamos nuestro amor por ella.Como latinos luteranos, debemos entender que nuestra fe en Jesucristo no nos requiere un abandono de de nuestrasraices communes para convertirnos en europeos nórdicos en nombre del evangelio.1 Debido a nuestra sufrida historia, loslatinoamericanos hemos ido por un camino en donde se nos han quitado tantas cosas, que solo algunos aspectos denuestra religiosidad indigenista nos dan un sentido de identidad. María representa más que sólo la madre de Jesús, ymuchos latinos vemos en ella más que simples razgos del catolicismo romano, pero una completa experiencia cultural defe y esperanza, independientemente del trasfondo denominacional en que se creció.
¿Cómo ven entonces los latinos luteranos a la Virgen María? Bueno, también diferimos de congregación a congregacióncomo el resto de los luteranos alrededor del mundo. Pero veamos nuestros escritos confesionales por un momento. El Librode la Concordia pone muy en alto a la Virgen María. A pesar del hecho que algunos reformadores buscaban corregirmuchos abusos dentro de la iglesia romana, pero nunca fue la intensión el borrarla de nuestras prácticas de fe. Al referirsea ella se lo hace como “la Bendita Virgen” y “digna de los más altos honores” en la Apología de la Confesión de Augsburgo.Se entiende que la Virgen María es una miembro de la iglesia triunfante que intercede por la iglesia militante, ycorrectamente es llamada “Theotokos,” Madre de Dios.
El Dr. Martín Lutero en varios de sus escritos se refirió a ella con gran admiración, y personalmente tenía una devociónamplia por la Virgen. El dice que ella es la “más grande de las mujeres y la gema más noble en la cristiandad después deCristo”. Lutero reverenciaba a la Virgen María y la consideraba la Madre de la Iglesia, nuestra Madre.
Este es el gran gozo, del cual el angel [del Señor (Lucas 2:9-12)] habla, este es el consuelo y la superabundante bondadde Dios, que el hombre (si es que tiene esta fe) pueda enorgullecerse de tal tesoro como es que María es su verdaderamadre, Cristo su verdadero hermano, y Dios su Padre. Pues estas cosas son todas verdaderas y han sucedido, siempre ycuando lo creamos.2

LOS USOS DE IMAGENES EN LA TRADICIÓN LUTERANA.

Martín Lutero se opuso a los abusos de algunos católico romanos quienes fueron muy lejos y, de hecho, estaban”adorando” las imágenes. En sus escritos sobre Iglesia y Ministerio II (Church and Ministry II), Lutero hace un extensoestudio acerca de como las imágenes eran usadas en los tiempos del Antiguo Testamento en los lugares de adoración, ycómo Dios incluso les dio instrucciones para construirlas, pero haciendo una clara distinción como Dios se opone a todoaquello que este entre Dios y Su gente. Mas sin embargo, el uso de imágenes sobre nuestra propia fe cristiana paradecorar, recordar, y enseñar, ha de ser respetado y pueden ser exhibidas.…imágenes para recordar y dar testimonio, tales como crucifijos e imágenes de los santos, deben ser toleradas. Semuestra anteriormente que este era el caso incluso bajo la Ley Mosáica. Y no sólo deben ser toleradas, pero por amor a lamemoria de ellos y su testimonio son dignas de alabanza y honra, así como las piedras de testimonio de Josué [Josué24:26] y de Samuel [1 Samuel 7:[12].4

En la cultura latina, las imágenes son muy útiles en el proceso de enseñaza. Como luteranos, tenemos un largo caminopor delanteal enseñarle a nuestros feligreses sobre nuestros entendimientos confesionales, pero el incorporar elementosde la religiosidad popular es un signo de respeto e inclusividad.

ils-cabesera

banner-cabecerajls

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.