Mensaje de Navidad de 2009 del Presidente de la Federación Luterana Mundial

23 12 2009

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. (Lucas 2.8)

© Andrew Ndayisenja

El pueblo de Dios había oído del profeta Isaías que tenía que velar y estar alerta –no con temor sino con anhelante esperanza– incluso en el profundo silencio de la noche. Para quienes velaban confiados/as, la recompensa prometida era ver llegar su redención y cantar alegremente.

El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; a los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. … «¡Voz de tus atalayas!» Alzarán la voz; a una voz gritarán de júbilo. Ya viene su Salvador (Isaías 9.2; 52.8; 62.11).

Entonces, mientras el emperador César Augusto, Quirino el gobernador de Siria y Herodes el rey de Judea pastoreaban los pueblos del Imperio romano, contabilizando y velando con ojo desasosegado el mundo mediterráneo, pastores/as más comunes de Palestina recibían la buena nueva que los corazones humanos anhelan escuchar: la promesa de la propia paz de Dios.

La paz de Dios se nos promete en la persona de Jesús, el Salvador. El Verbo hecho carne es la encarnación real de la buena voluntad de Dios, no una abstracción huera. El nacido en Belén es la promesa de Dios que se cumple en carne y hueso. La paz de Dios ha llegado y morará en ti. Unamos nuestras voces en la canción ansiosa de ser cantada y que el mundo entero merece escuchar.

¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! (Lucas 2.14)

Obispo Mark S. Hanson
Presidente de la Federación Luterana Mundial
Obispo presidente de la Iglesia Evangélica Luterana en América

Noviembre de 2009

Descarga archivo PDF

ES | IN | AL | FR pdf (Requiere Adobe Acrobat Reader)

El motivo de la tarjeta navideña de 2009 de la FLM está hecho con fibra de banano seca. Los/as refugiados/as que viven en Kenya utilizan materiales disponibles a nivel local para hacer estas tarjetas que luego venden en las tiendas de artesanía Mikono (manos) con la ayuda del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS, por sus siglas en inglés).

El JRS colabora con las actividades del Departamento de Servicio Mundial de la FLM en el campamento de refugiados/as de Kakuma en el noroeste de Kenya.

Andrew Ndayisenja de Rwanda trabaja en un diseño en una tienda Mikono de la capital, Nairobi.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: